miércoles, 25 de octubre de 2017

TOA - Semana 30 - Ser humano y ser Santo - Mt 22, 34-40

San Pablo muestra el lado humano de la santidad al vincularse muy estrechamente con sus hermanos cristianos. La autoridad de su palabra entre los Tesalonicenses parece haber surgido de la calidad de su vida, por el ejemplo que él les dio. Su mensaje sintonizaba con sus actitudes y sus hábitos de trabajo.

Tuvo que soportar algunos problemas el el cumplimiento de su tarea, pero aún así difundía las buenas nuevas. Su palabra daba sentido a su vida, la calidad de su vida vivida a plenitud respaldó la verdad de la palabra. La gente de Salónica aceptó su mensaje y descubrió que ellos también tenían el poder de cambiar su propia visión de la vida. Pablo llama a su experiencia "vivir la alegría del Espíritu Santo" que viene del Espíritu viviente de Dios en medio de sus propias vidas.

La genuina preocupación humana que toca vidas es un sacramento efectivo del amor trascendente de Dios que nos ayuda a ver el misterio del Dios cristiano desde el punto de vista de la trascendencia e inmanencia de Dios. El amor de Dios está encarnado en lo esencial de las relaciones humanas interpersonales. La autenticidad de nuestra religión se garantiza por el valor de nuestro amor por la gente real.

Usando la imagen de la flor enraizada en el suelo que crece lentamente al transformar los elementos del suelo en nutrientes que le dan vida para alcanzar la belleza del cielo con su propia forma, color y aroma. La savia va a la raíz, el tallo, la flor y produce el perfume.
Una vida verdaderamente cristiana tiene sus raíces en la tierra y, sin embargo, alcanza también el cielo y toca el misterio de Dios vivo en amor el y perfuma con ese mismo amor la vida cotidiana.

Otro posible desarrollo podría provenir no de la reputación de los Tesalonicenses sino de Pablo que se extendía por el área circundante.
Las personas se sintieron atraídas por la fe cristiana pero más que nada por la forma en que estas personas estaban dirigiendo sus vidas.
La noticia de las buenas nuevas se difundió silenciosamente a través de personas que admiraban la forma en que vivían los cristianos.

Muchos podemos condenar rápidamente a aquellos que tienen valores poco convencionales o que viven un estilo de vida diferente porque no podemos apreciar los vacilantes esfuerzos que ellos hacen para enfrentar las luchas cotidianas con su frágil naturaleza humana.

Si pudiéramos sondear las profundidades de nuestras propias historias de vida, y reconocer nuestras  limitaciones y fortalezas, podríamos desarrollar un vínculo relacional más efectivo con los demás. El don de nuestra humanidad, saboreada y apreciada, puede convertirse en espejo y ventana al misterio de Dios para nosotros mismos. Puede ser un medio de evangelización más efectivo que todo el bombo de palabras religiosas que a menudo solo refuerzan las convicciones de los perfectos "convertidos".

Jesús reunió una comunidad de personajes muy diversos. Incluso entre sus doce discípulos incluyó a un recaudador de impuestos y un fanático, hombres del espectro político de extremos muy opuestos. a todos los formó en un mismo amor y aprecio por las diferencia humanas que nos hacen de todos modos hijos de un mismo padre.

De manera similar, el Espíritu del Señor que obra en nuestras vidas, nos impulsa a conectarnos con personas de diferentes antecedentes e historias, lo mismo que con aquellos que son como nosotros. A veces esa persona a la que inicialmente encontramos extraña puede revelarnos cosas sorprendentes sobre nosotros mismos, sobre el mundo y sobre la persona. Oremos hoy por una mayor apertura a las muchas formas en que el Señor viene a nuestras vidas.

____________________________________________
Lecturas en Lenguaje Latinoamericano, Domingo 30, Ciclo A

Primera lectura:Ex 22, 20-26
Esto dice el Señor a su pueblo: "No hagas sufrir ni oprimas al extranjero, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto. No explotes a las viudas ni a los huérfanos, porque si los explotas y ellos claman a mí, ciertamente oiré yo su clamor; mi ira se encenderá, te mataré a espada, tus mujeres quedarán viudas y tus hijos, huérfanos.

Cuando prestes dinero a uno de mi pueblo, al pobre que está contigo, no te portes con él como usurero, cargándole intereses.

Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, devuélveselo antes de que se ponga el sol, porque no tiene otra cosa con qué cubrirse; su manto es su único cobertor y si no se lo devuelves, ¿cómo va a dormir? Cuando él clame a mí, yo lo escucharé, porque soy misericordioso".

Salmo Responsorial: Salmo 17, 2-3a. 3bc-4. 47 y 51ab: 
R. Tu, Señor, eres mi refugio.
Yo te amo, Señor, tú eres mi fuerza,
el Dios que me protege y me libera.
R. Tu, Señor, eres mi refugio.
Tú eres mi refugio,
mi salvación, mi escudo, mi castillo.
Cuando invoqué al Señor de mi esperanza,
al punto me libró de mi enemigo.
R. Tu, Señor, eres mi refugio.
Bendito seas, Señor, que me proteges;
que tú, mi salvador, seas bendecido.
Tú concediste al rey grandes victorias
y mostraste ti amor a tu elegido.
R. Tu, Señor, eres mi refugio.

Segunda lectura:1 Tes 1, 5-10
Hermanos: Bien saben cómo hemos actuado entre ustedes para su bien. Ustedes, por su parte, se hicieron imitadores nuestros y del Señor, pues en medio de muchas tribulaciones y con la alegría que da el Espíritu Santo, han aceptado la palabra de Dios en tal forma, que han llegado a ser ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya, porque de ustedes partió y se ha difundido la palabra del Señor: y su fe en Dios ha llegado a ser conocida, no sólo en Macedonia y Acaya, sino en todas partes; de tal manera, que nosotros ya no teníamos necesidad de decir nada.

Porque ellos mismos cuentan de qué manera tan favorable nos acogieron ustedes y cómo, abandonando los ídolos, se convirtieron al Dios vivo y verdadero para servirlo, esperando que venga desde el cielo su Hijo, Jesús, a quien él resucitó de entre los muertos, y es quien nos libra del castigo venidero.

Aclamación antes del Evangelio: Jn 14, 23
R. Aleluya, aleluya.
El que me ama cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará
y haremos en él nuestra morada, dice el Señor.
R. Aleluya.

Evangelio: Mt 22, 34-40
En aquel tiempo, habiéndose enterado los fariseos de que Jesús había dejado callados a los saduceos, se acercaron a él. Uno de ellos, que era doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la ley?"

Jesús le respondió: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el más grande y el primero de los mandamientos. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se fundan toda la ley y los profetas".

______
Nota:

Tesalónica
La antigua colonia griega situada en el actual golfo de Salónica, llamada Therma en las épocas arcaica y clásica por encontrarse edificada en el golfo de Thermas, cambió de nombre en el año 315 a.C. cuando el general macedonio Casandro le dio el de su esposa Tesalónica, hermana de Alejandro Magno. En el año 148 a.C. cayó bajo el poder de Roma y fue declarada capital de la provincia romana de Macedonia. A raíz de la batalla de Filipos del año 42 a.C. la ciudad recibió la distinción imperial que le otorgó el fuero de ciudad libre. En la antigüedad, como hoy, era un importante centro económico y comercial. Debido especialmente a su situación estratégica junto al mar, con un buen y activo puerto comercial. Y por hallarse en el camino de la Vía Ignatia. En el año 390 d.C. el emperador Teodosio mandó matar a sus habitantes, acusados de rebelión. 

El cristianismo penetró en Tesalónica con la predicación de S. Pablo, que estuvo en la ciudad en el segundo viaje, procedente de Filipos, después de atravesar Anfípolis y Apollonia (Hch 17, 1). Pablo y sus compañeros Silas y Timoteo predicaron primero en la sinagoga de los judíos durante tres sábados. “Algunos judíos se convencieron y se unieron a Pablo y a Silas, así como gran multitud de los que adoraban a Dios, y de griegos, y no pocas de las mujeres principales” (Hch 17, 14). 

Algunos grupos judíos se alborotaron con el ánimo de perseguirles, pero Jasón y algunos hermanos les ayudaron, y Pablo, Silas y Timoteo marcharon tasta Berea (Hch 17, 5-10). Entre los acompañantes de Pablo en el tercer viaje se cuentan Segundo y Aristarco, que eran de Tesalónica (Hch 20, 4). Pablo fundó una comunidad cristiana entre los que se habían convertido aceptando el Evangelio: algunos judíos y bastantes miembros procedentes de la gentilidad.

A principios del siglo IV padeció el martirio el obispo de la ciudad llamado Demetrio, hoy patrón de Tesalónica y a quien está dedicada la catedral. La Iglesia de Tesalónica, activa y misionera, envía el año 860 a Cirilo y Metodio a los países del este europeo, convirtiéndose en los primeros evangelizadores del mundo eslavo. Desde 1430 hasta 1912, Tesalónica estuvo en poder de los turcos, quienes convirtieron muchas de las bellas iglesias en mezquitas.

sábado, 21 de octubre de 2017

TOA - Semana 29 - La astucia de Dios - Mt 22, 15-21

De pecador a Santo
Antes de ser llamado por Cristo como uno de sus doce Apóstoles, San Mateo era un recaudador de impuestos que operaba en una aduana, en algún lugar del norte de Galilea. Dado que esta profesión requirió que él pudiera leer, escribir y sobre todo mantener registros, estas habilidades las usaría bien al escribir su relato del evangelio de la vida y misión de Jesús. Su estilo literario, como evangelista, puede ser más artificial que el de San Lucas, pero no hay duda de que el fragmento del evangelio que acabamos de escuchar es verdaderamente dramático.

La trampa
La pregunta a que los seguidores de los fariseos y los herodianos hacen a Jesús, en cuanto a si era permisible para los judíos rendir tributo al César, da una visión clara de la intención y la estrategia de los fariseos. Estaban tratando de llevar a Jesús a una trampa política para ponerlo en desacuerdo con las autoridades romanas, que gobernaban Israel en ese momento, o, en su defecto, a desacreditarlo delante de su propio pueblo. 

Para evitar que Jesús sospeche de su intención, los fariseos no se involucraron personalmente sino que envían a algunos discípulos a Cristo, ellos permanecen en un segundo plano porque querían que Herodianos, espías del tetrarca nombrado por los romanos de Galilea que eran sus peores enemigos, -los herodianos, abogaban abiertamente cooperar con los Romanos-  participen en el complot contra Jesús. 

Los elogios y las palabras burlonas a Jesús de parte de esta delegación, la mención de su honestidad, su audacia, su desprecio por el estatus de ricos e injustos, su preferencia por los pobres, toda esta falsa adulación de personas que normalmente eran hostiles a él sólo resalta la hipocresía de sus elogios. 

Entonces la trampa surgió: "¿cuál es tu propia opinión? ¿Es lícito pagar impuestos a César o no? 

"Si Cristo responde: "Paga el impuesto", entonces lo acusarían de colaborar con los opresores romanos e incurriría en el desprecio de los judíos comunes, cada uno de los cuales tenía que pagar un impuesto por el uso de los puentes, desde la edad de doce años para las mujeres y catorce para los hombres. Si abogara por no pagarlos, podría ser arrestado por sedición por parte de las autoridades romanas. 

La astucia Divina
La respuesta de Jesús, sin embargo, "da a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios", los dejó confundidos, y derrotados, se escabulleron. La respuesta de Jesús dejó el asunto en suspenso, porque no criticaba el derecho de los romanos a gobernar a Israel, ni enumeraba precisamente las cosas de César o las de Dios.

Las derechos pertenecientes a Dios y al Estado debían pues, ser decididas por la conciencia de cada individuo, como todavía lo son hasta el día de hoy. 

También queda la advertencia de Jesús, en el Sermón de la Montaña, de que "nadie puede servir a dos amos; no se puede ser siervo de Dios y de la riqueza al mismo tiempo "(Mt 6, 24). 

La riqueza en los primeros tiempos del AT era vista como creada por Dios, y otorgada a los patriarcas, reyes y líderes que tenían papeles de responsabilidad especial. 

Más tarde, la riqueza dejó de ser considerada como un regalo de Dios. "¡Ay de los que se unen casa a casa y campo a campo, hasta que todas partes les pertenece", Isaías advirtió (Is 5: 8), y Jesús mismo dijo: "¡Ay de los ricos! ahora tienen su recompensa" (Lc 6, 24). 

El mundo y todos sus recursos fueron creados por Dios para el beneficio de todos los seres humanos sin excepción, y por supuesto, esto se debe obtener junto con el derecho a la propiedad privada, heredada o adquirida por la empresa personal. Es tarea del gobierno buscar el equilibrio entre las políticas que ayudarán al bien común de todos los ciudadanos. Y los impuestos justos siguen siendo hasta hoy uno de los medios más comunes para lograrlo.
_______________________________________________________

Lecturas Bíblicas en Lenguaje Latinoamericano, Semana 29 Ciclo A


Primera lectura: Is 45, 1. 4-6

Así habló el Señor a Ciro, su ungido, a quien ha tomado de la mano
para someter ante él a las naciones y desbaratar la potencia de los reyes,
para abrir ante él los portones y que no quede nada cerrado:
"Por amor a Jacob, mi siervo, y a Israel, mi escogido,
te llamé por tu nombre y te di un título de honor, aunque tú no me conocieras.
Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí no hay Dios.
Te hago poderoso, aunque tú no me conoces, 
para que todos sepan, de oriente a occidente, que no hay otro Dios fuera de mí.
Yo soy el Señor y no hay otro".

Salmo Responsorial: Salmo 95, 1 y 3. 4-5. 7-8. 9-10a y c
R. Cantemos la grandeza del Señor.
Cantemos al Señor un canto nuevo, que le cante al Señor toda la tierra.
Su grandeza anunciemos a los pueblos; de nación en nación sus maravillas.
R. Cantemos la grandeza del Señor.
Cantemos al Señor, porque él es grande, más digno de alabanza y más tremendo
que todos los dioses paganos, que ni existen; ha sido el Señor quien hizo el cielo.
R. Cantemos la grandeza del Señor.
Alaben al Señor, pueblos del orbe, reconozcan su gloria y su poder
y tribútenle honores a su nombre. Ofrézcanle en sus atrios sacrificios.
R. Cantemos la grandeza del Señor.
Caigamos en su templo de rodillas. Tiemblen ante el Señor los atrevidos.
"Reina el Señor". digamos a los pueblos. El gobierna a las naciones con justicia.
R. Cantemos la grandeza del Señor.

Segunda lectura: 1 Tes 1, 1-5

Pablo, Silvano y Timoteo deseamos la gracia y la paz a la comunidad cristiana de los tesalonicenses, congregada por Dios Padre y por Jesucristo, el Señor.

En todo momento damos gracias a Dios por ustedes y los tenemos presentes en nuestras oraciones. 

Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar las obras que manifiestan la fe de ustedes, 
los trabajos fatigosos que ha emprendido su amor y la perseverancia que les da su esperanza en Jesucristo, nuestro Señor.

Nunca perdemos de vista, hermanos muy amados de Dios, que él es quien los ha elegido. 

En efecto, nuestra predicación del Evangelio entre ustedes no se llevó a cabo sólo con palabras, 
sino también con la fuerza del Espíritu Santo, que produjo en ustedes abundantes frutos.

Aclamación antes del Evangelio: Flp 2, 15. 16R. Aleluya, aleluya.
Iluminen al mundo con la luz del Evangelio reflejada en su vida.
R. Aleluya.

Evangelio: Mt 22, 15-21

En aquel tiempo, se reunieron los fariseos para ver la manera de hacer caer a Jesús, con preguntas insidiosas, en algo de que pudieran acusarlo.

Le enviaron, pues, a algunos de sus secuaces, junto con algunos del partido de Herodes, para que le dijeran: "Maestro, sabemos que eres sincero y enseñas con verdad el camino de Dios, y que nada te arredra, porque no buscas el favor de nadie. Dinos, pues, qué piensas: ¿Es lícito o no pagar el tributo al César?"

Conociendo Jesús la malicia de sus intenciones, les contestó: "Hipócritas, ¿por qué tratan de sorprenderme? Enséñenme la moneda del tributo". Ellos le presentaron una moneda. Jesús les preguntó: "¿De quién es esta imagen y esta inscripción?" Le respondieron: "Del César". Y Jesús concluyó: "Den, pues, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios".